diálogo con posts

Algun@s de ustedes se han concentrado en la referencia al “libro del Buen Amor”. Concuerdo con Clio_bo en que el mismo Ortiz se siente un “arcipeste del buen humor”.
Asimismo, concuerdo con Caselles en cuanto a la importancia de la disputa tanto en el un texto como en el otro.
lo que hay en Contrapunteo… es una pelea mitológica, ancestral, fundacional, eterna…
yo solo no veo el tema de la unión como desenlace. me parece que la disputa sigue, es más, Ortiz es una parte de la disputa, no el mero historiador de ella (no sé en el caso del Libro del Buen Amor qué rol juega el autor verdadero o el autor ficticio del mismo).
Tampoco creo que la “transculturación” sea lo fundamental del texto. No creo que la transculturación tenga como objeto resolver sino revolver más las cosas. Lo que sí parece clave, como mencionas, es la iminente aparición del alcohol, al final del texto. Pero ya había una especie de ebriedad en pasajes anteriores, no?
con rebautista, yo también estuve muy atento al elemento musical presente desde el título del texto. En mi post inicial comenté acerca de lo sexual en Contrapunteo…, una presencia extraña, deforme, abstracta pero propia del texto aquí, y el uso de una palabra como “contrapunteo” que se refiere explícitamente a un género musical, claro, pero no puede evitar sonar como algo que además de en la pista de baile se haría en la cama también, no?
y de nuevo, el baile, es el punto de encuentro como has señalado pero también el punto de desencuentro, de choque, de mover a tu pareja a la fuerza, de hombres y mujeres imponiendo su físico y su misterio. El baile es una seducción, la seducción requiere un sometimiento al encanto o mera potencia de algo ajeno…
ahora hay que cuestionarse cuánto de estas dicotomías tan ilustrativas de Ortiz tienen lógica más allá de los propósitos discursivos de su libro, que en realidad puede ser leído como un alegato jurídico, es decir Ortiz es el abogado de la defensa… pero bueno, a mi me gusta el texto, precisamente por decir cosas como “el tabaco nace, azucar se hace”.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

5 Responses to diálogo con posts

  1. caselles says:

    El alcohol apareció antes pero dijo que no iba a entrar en eso… serían como los tragos previos, necesarios para llegar a estar ebrio (?)

    Creo que la transculturación sería como el sexo (él dice que es como la cópula): cuando los cuerpos (provenientes de distintas culturas) se juntan, funden, chocan y producen una nueva “criatura”, la cual no podrá escapar a la herencia de sus progenitores ni de su entorno…
    La connotación sexual del ensayo, como dices, nacería entonces del motivo musical presente desde el mismo título para trascenderlo…

    También me gusta tu idea de hacer una lectura del ensayo como alegato jurídico (Ortiz fue abogado, entre otras muchas cosas), donde las oposiciones sirven para defender y resaltar uno de los elementos antagónicos al cargarlo positivamente por la contradicción. Así, al hacer una defensa del tabaco, estaría abogando por la plena soberanía de Cuba: una Cuba libre y gobernada por la izquierda liberal (?)

    • jorgeleft says:

      si. pero también podríamos decir que Ortiz propone otras cosas, más allá de la izquierda liberal en Cuba. También propone la decadencia, no? la adicción. el culto a los ritos. un esteticismo. y no aplana un camino entre estas propuestas y el mensaje político, que también está, claro. en eso, creo, Ortiz se distingue de Martí (el Martí de Nuestra América para que no se enoje renebaptista, jeje), Rodó y Retamar que ataban todo camino al del proyecto de la izquierda en América Latina. Una impresión nada más. Alejándome de close readings y quedándome más en la literatura (sorry Jon).

  2. Sara says:

    A mi también me gusta el texto – pero estoy de acuerdo cuando dices “ahora hay que cuestionarse cuánto de estas dicotomías tan ilustrativas de Ortiz tienen lógica más allá de los propósitos discursivos de su libro” – precisamente lo que pensé al leer el articulo.

  3. Sara says:

    Bueno, vaya comentario más tonto. El mio, digo. ¿Qué más da, si a mi me gusta o no? !! Supongo que lo que queria decir es 1) es refrescante su planteamiento como manera de observar y comentar sobre su país, pero 2) creo que se pierde en el intento de ser poético, como si se hubiera emocionado tanto con la idea del contrapunteo que luego no llega a ofrecer ningun mensaje claro…. y 3)en común con los dos articulos que hemos leído, parece que el escritor está intentando, más que nada, entrar en un diálogo con otros intelectuales.

    Vale, te dejo en paz!

  4. jorgeleft says:

    no nos dejes en paz, por favor!!
    creo que encontramos un punto en común, en cuanto a la intención de Ortiz por argumentar mediante un lenguaje que tiene más de poético que de lógico o científico, si quieres. estoy de acuerdo con tu cuestionamiento de la forma vs. ofrecer un mensaje claro, pero en defensa de Ortiz diría que ni Martí, ni Rodó, ni Retamar, quienes sí se plantearon dar un mensaje claro, lo hicieron, así que….. pero bueno, todo dentro de una discusión generalizada, amena y vaga.. qué es lo que queremos nosotros?
    con respecto a tu post, ya te escribo algo más allá….

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s